martes, 16 de abril de 2013

OLOR A PRIMAVERA

Ya huele la primavera,
y a esta hora de la mañana, se funden con tibio frescor los desayunos.
Huelen en la calle las pisadas,
dejan tras de sí el olor de la hierba mojada.
Huelen en mi habitación, entre las ramas,
los rayos del sol que se ha filtrado.
Huelo respirar a los que pasan por mi lado,
que a cada bocanada parecen ahogados.
Por cada despertar una pisada.
Tragar cada átomo de polen,
engullir el aire sin pensarlo.
Quiero que seas por siempre inocente.
Y luego en el silencio la tarde,
el que apacigua los sueños y los brotes exaltados,
el que barniza con su luz los perfiles de los bordes,
colorear de un trazo las sombras de edificios,
germinar el sueño que baña la esperanza.
Aquí se citan las estaciones, que dejan paso a nuevos olores.
El olor de lo nuevo, de lo que siempre ha sido.
Jarras llenas de silencio que se vierten.
Quiero por siempre ser inocente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nueva gota